top of page

La mujer y la Seguridad y Salud en el Trabajo, una de las tareas para lograr más equidad de género.



Cada vez son más las acciones, campañas y programas que se orientan hacia la prevención de la violencia contra la mujer; son múltiples las formas de violencia, por ejemplo, la desigualdad y la inequidad que culturalmente ha marcado el rumbo de las oportunidades sociales y laborales en las mujeres, limitando históricamente su acceso a la educación, al empleo y a las oportunidades que ofrece el mundo del trabajo.

En la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, la Organización de Naciones Unidas (ONU), afirma al respecto “es una lacra, que se ha intensificado en diferentes entornos, incluidos el lugar de trabajo y los espacios en línea, y se ha visto agravada por los efectos postpandemia, los conflictos y el cambio climático”.


Conforme a datos del Departamento Administrativo Nacional de Estadística – DANE, en el trimestre julio a septiembre 2023 la tasa ocupacional del país está distribuida así: el 71,0% corresponde a hombres y 46,9 % a mujeres, lo que evidencia una brecha del 24,1 %. Adicional, de estas mujeres activas laboralmente, aún cuando hoy por hoy hay mayor oportunidad de trabajo para cargos administrativos, la gran mayoría se encuentran en labores de servicio y atención; es decir, en actividades como comercio, atención al cliente, educación, enfermería, entretenimiento, entre otros. Lo cual refleja la gran influencia cultural que aún persiste.

Ahora bien, es importante observar lo que atañe al sistema de seguridad y salud en el trabajo, que tiene una normatividad clara y amplia, pero si hablamos de equidad e igualdad se hace necesario replantear temas tan básicos, como por ejemplo el ajuste a los elementos de protección, los posibles riesgos asociados a mujeres que trabajan y estudian, ejerciendo doble jornada que aumenta los niveles de fatiga y por ende, patologías asociadas con una mayor presencia en las mujeres que en los hombres.


Actualmente, el Gobierno en cabeza el Ministerio de Trabajo y con entidades como Positiva Compañía de Seguros, viene trabajando en una iniciativa que identificó debilidades frente a este tema y están gestionando herramientas que se entregarán al país para vincular el enfoque de género dentro de los Sistemas de SST, con herramientas metodológicas que pueden utilizarse para diferenciar en las matrices de riesgo y peligros los aspectos de género, controles e intervenciones a tener en cuenta según el ciclo vital, las características biológicas, anatómicas y funcionales que diferencian a los hombres de las mujeres.


“Reconocer la diversidad en la fuerza de trabajo incluidas las diferencias de género son esenciales para garantizar la seguridad y salud de todos los trabajadores, si bien las mujeres han logrado vincularse en diversos roles, sus diferencias sobre todo físicas hacen de este un tema relevante para garantizar las condiciones laborales, con las mismas oportunidades y el reconocimiento desde las empresas”, así lo asegura Carlos Iván Heredia, vicepresidente de Promoción y Prevención de Positiva.


Otro de los temas para tener en cuenta, es que hoy en día más mujeres están accediendo a la educación en diferentes carreras que eran más vistas en los hombres como las ingenierías, las tecnologías y otras carreras que están rompiendo las fronteras que hasta hace unos años eran difíciles de visualizar; por lo que se hace necesario pensar en temas como el empoderamiento a la mujer, para que cada vez más, cuente con las competencias para acceder a cargos de alta dirección, a la seguridad y salud en el trabajo, y otros temas de acuerdo con las nuevas generaciones que inician su labor profesional.


La ONU además señala que la solución radica en gran parte en respuestas sólidas que inviertan en la prevención. Al respecto Heredia comentó “Nuestro Observatorio de Riesgos Laborales identificó que las mujeres padecen principalmente enfermedad laboral en un 62.8%, mientras que los hombres sufren más accidentes de trabajo con el 74%, totalmente correlacionados al tipo de trabajo realizado”.


Además menciona “Estas cifras nos han permitido tener disponible campañas focalizadas, entregar un programa como Positiva Educa a través del cual los afiliados tienen acceso a capacitación virtual, contar con el Laboratorio de Higiene y Toxicología como apoyo a programas que buscan disminuir la accidentalidad y morbilidad ocupacional, tener una línea de orientación psicológica 24/7, incluso contar con realidad virtual que apoya este propósito, entre otros, en pro de los trabajadores del país contribuyendo en la eliminación de las desigualdades y diferencias en género”.


El país va en camino a ajustes significativos e importantes, donde la mujer y la diferencia de género juega un papel fundamental, si bien hay bastante por hacer ya se está trabajando desde el Gobierno y las grandes industrias. Paulatinamente se logrará mejorar las condiciones de equidad e igualdad, lo que genera esperanza para el futuro donde el reconocimiento de las particularidades minimice los índices de violencia y desigualdad.


Un Aporte de Positiva Compañía de Seguros

コメント


Lo más visto

bottom of page